sábado, 2 de noviembre de 2013

Tarta Pavlova

La Pavlova es el postre por excelencia de Australia, se creó en honor de la bailarina rusa Anna Pavlova que en 1926 visitó en un tour Nueva Zelanda y en 1929 Australia, estos dos países se atribuyen la invención de este postre. Por mucho tiempo se dijo que el chef Bert Sachse había inventado la Pavlova en 1935 en el Hotel Esplanade de Perth (Australia), sin embargo, hay una receta similar que apareció en 1933 en el libro de cocina de 'Rangiora Mothers' Unión. Hay incluso una versión más antigua encontrada por la historiadora de la universidad de Otago Helen Leach, la receta de la Pavlova apareció  impresa en una revista de Nueva Zelanda de 1929.

La clave de esta tarta es el merengue que recuerda al tutú de la bailarina. Después se le añade una crema o nata montada y frutas, el tipo de crema y las frutas a añadir pueden ser de diferentes modalidades.
Yo lo haré con nata montada y como frutas usaré fresas y mandarinas.

La preparación de esta tarta lo tomo como un reto ya que es la primera vez que hago merengue y da la sensación que es bastante delicado, para la Pavlova debe quedar blanco y brillante para que dé el aspecto del tutú de una bailarina.

Pavlova


Ingredientes:


Para el merengue:

  • 4 claras de huevo a temperatura ambiente.
  • 1 taza de azúcar fina (200 gramos). (He pasado el minipimer al azúcar normal para que quedara más fina).
  • 1 cucharilla de té de vinagre blanco.
  • 1 cucharilla de té de vainilla.
  • 1 cucharada sopera de harina de maíz refinada (maizena).
  • 1 pizca de sal.
  • 1 cucharilla de té de crémor tártaro.
 
Para el relleno:

  • 400 ml de nata para montar de 35.1 % o más de materia grasa.
  • 50 g de azúcar glas.
  • unas fresas y gajos de mandarina (pueden ser naturales o en almíbar dependiendo de la época del año, mis fresas eran naturales y los gajos de mandarina en almíbar).
 
Preparación del merengue:

1. Se coge un bol alto que esté seco y bien limpio, no debe tener restos de grasa ni agua para que el merengue salga bien.

2. Es muy importante que los huevos estén a temperatura ambiente y no sean muy frescos. Separamos las claras de las yemas y vamos echando las claras en el bol. Yo separo las claras sobre un recipiente a parte para que no caiga ningún resto de yema en el bol.

3.Con unas varillas batimos las claras hasta que obtengan un color blanco, es ahí cuando añadimos el crémor tártaro. Esto ayuda a que la consistencia sea firme ,elevada y el merengue quede a su vez más suave y cremoso.


4. Seguimos batiendo las claras hasta que al levantar las varillas podamos hacer picos y estos no se caigan:


                                                

Merengue

5.Es en este punto cuando empezamos a añadir el azúcar a las claras, se debe añadir poco a poco, una cucharada sopera cada vez y se continúa batiendo.

6.Cuando sólo quede una cucharada de azúcar por echar, lo mezclamos con la harina refinada de maíz, lo echamos a las claras y seguimos batiendo.

7.El merengue adquiere en este momento un color blanco brillante, añadimos el vinagre y la vainilla y removemos con una espátula. (La harina y el vinagre hacen que el merengue sea más estable y no se desmorone cuando lo cozamos en el horno).

8.En un papel para horno dibujamos un círculo de unos 20 cm de diámetro, que es el que indicará el tamaño de la pavlova, nos podemos ayudar de una sartén o cazuela para hacerlo.




9.Damos la vuelta al papel (para que el lápiz no toque la pavlova) y lo colocamos sobre la bandeja del horno. (aunque esté al revés el círculo se transparenta).Echamos un poco de la harina en el papel para que no se pegue el merengue.



10.Echamos el merengue encima del papel de horno siguiendo el círculo dibujado. En la parte superior dejamos un hueco para poner el relleno. Ver foto:


11.Precalentar el horno a 175 ºC, meter la pavlova en una bandeja en medio del horno, bajar la temperatura a 100 ºC y dejar durante 1 hora y cuarto o 1 hora y media. Hasta que la pavlova coja un ligero color tostado.(muy ligero).Para que quede crujiente por fuera y cremosa por dentro.

12.Dejar enfriar la pavlova en el horno, dejando la puerta del horno ligeramente abierta, (para mantener la puerta abierta la he apoyado en una cuchara de madera):

 


     Yo he dejado la pavlova enfriar toda la noche en el horno.

 13.Al sacar la Pavlova del horno y moverlo desde la bandeja del horno a la bandeja final hay que tener mucho cuidado porque se rompe con facilidad. Yo he tenido que levantarla junto al papel de hono y colocarla en el plato sobre ese papel , para después recortar los sobrantes de papel para que no se vean.

Preparación del relleno:

14. El relleno en la pavlova sólo debe ponerse unos 10 minutos antes de comer la pavlova, ya que cualquier crema o nata encima del merengue lo resblandece y va perdiendo poco a poco su capa crujiente.

15. Preparamos la nata montada (pincha en el enlace para ver cómo se elabora).

16. Echamos la nata montada en el hueco hecho y sobre ella las fresas y mandarinas.

Este es el resultado:
Pavlova

 y este es el resultado al corte:

Pavlova

 
Mis comentarios a la receta: el merengue ha quedado crujiente por fuera y blandito por dentro, la nata montada estupenda, es una tarta fresca y no se hace pesada, el merengue con la nata y las frutas hace una combinación muy rica. Hay que reconocer que es una tarta muy elegante.
 
     
     
    Australia
     

3 comentarios:

  1. Hola, acabo de conocer tu blog y me ha encantado, me quedo por aquí y de paso te invito a visitar el mío cuando quieras!! Besos!!
    http://lasrecetasdenessa.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por quedarte, ahora mismo hecho un vistazo a tu blog :-)

      Eliminar
  2. Hola, una riquisima tarta y como tu dices muy elegante. me encantan las pavlovas. Gracias por pasarte por mi blog y por quedarte. Yo tambien me quedo aqui para poder viajar con tu cocina. Bstos.
    Julia y sus recetas.

    ResponderEliminar